Menores en Internet.

 In Detectives Barcelona

En Internet podemos encontrar gran cantidad de artículos sobre menores y redes sociales. La mayoría de estos artículos van dirigidos a ofrecer una serie de recomendaciones y consejos para los padres.

Los consejos son del tipo “pon el ordenador en un lugar visible”, “pacta unos horarios de uso”, “no facilitar datos privados“, “instala un programa de control parental”. Todo recomendaciones encaminadas a educar al menor en el uso de Internet y las redes sociales y a controlar el uso que hace el menor hace de ellas, pero:

¿Cómo controlar el uso que hacen los menores de Internet y de las redes sociales si hoy en día el 70% de los accesos a Internet se producen mediante dispositivos móviles?

En España, el 30% de los niños de 10 años ya tiene móvil, el porcentaje aumenta hasta el 70% en niños de 12, y pasa a ser del 83% en niños de 14.

La mayoría de padres desconocen las aplicaciones que descargan sus hijos, desconocen para que las usan y desconocen también los permisos que conceden sus hijos al bajárselas.

Muchos padres únicamente conocen las redes sociales más habituales: Facebook, Twitter y aplicaciones para móviles como Whatsapp. Pero, ¿qué pasa con el resto de apps y redes sociales? y ¿con el contenido al que acceden, descargan y suben a la red?

Snapchat, Secret, Ask.fm, Kik, Qooh.me, Vine, Whisper… Hay gran cantidad de aplicaciones que ofrecen un anonimato tras el que esconderse. Este anonimato le sirve tanto al niño, que se escuda en el para hacer o decir cosas que de otro modo no haría, como al acosador o pederasta. Tanto uno como otro buscan este anonimato para cometer Grooming, Cyberbulling, Sextorsión, estafas, etc.

Los peligros de Internet van más allá de las redes sociales y el anonimato que ofrecen algunas aplicaciones. Internet es una puerta abierta a muchos riesgos.

Enseñar al menor a no facilitar ningún tipo de dato vía redes sociales, mail, Whastsapp u otros, sirve además de para evitar el acoso, para evitar el Phishing y otras estafas. Pero se debe ser cuidadoso también con el contenido que se sube. Una inocente foto por ejemplo, contiene inserta en ella información sobre la fecha, la hora y la localización en la que fue tomada. El menor, y gran parte de los adultos que la sube seguramente no lo sabe, pero los acosadores si, y saben cómo explotarla. Teniendo en cuenta que el 63% de los menores españoles sube habitualmente fotos y vídeos a Internet desde su dispositivo móvil, es algo que creemos que se debería tener en consideración.

Otro aspecto importante a tener en cuenta, es el contenido web que visita y que se descarga el menor. Para regular esto se pueden usar programas de control parental, pero estos programas deben actuar únicamente como un apoyo o refuerzo, ya que lo principal es que el menor aprenda a gestionar Internet y las redes sociales.

Recent Posts
Comments
  • Paula
    Responder

    Buen artículo. Lo que veo más complicado es que los padres estén al día de todas las redes sociales o aplicaciones. Yo soy joven y me pierdo… con que imagina los padres!

Leave a Comment