Detectives y competencia desleal

 In Detectives Barcelona, Detectives y Abogados

Competencia desleal:

Al contar entre nuestros clientes con un número importante de empresas y autónomos, nos encontramos que con frecuencia, en el transcurso de nuestras investigaciones, conseguimos descubrir y documentar un gran número de actos de competencia desleal.

En ocasiones nuestra actuación se basa principalmente en conseguir pruebas que demuestren dichos actos, pero en otras ocasiones son descubiertos aun sin ser el objetivo principal de la investigación, aflorando gracias a las actuaciones que realizan nuestros detectives.

Cuando la revelación de dichos actos de competencia desleal ocurre de forma inesperada, algunos clientes nos preguntaban cómo debían actuar, pues muchas veces no tenían ningún abogado que fuese especialista en el campo en cuestión.

Ante esta realidad y siguiendo con la filosofía de dar una solución integral a los problemas de nuestros clientes, empezamos a colaborar de forma asidua con JFG Advocats, un despacho de abogados ubicado en Barcelona, especializado en competencia desleal, patentes, marcas y propiedad industrial e intelectual.

Jordi Farré, que trabaja habitualmente en temas de competencia desleal, propiedad industrial e intelectual, derecho de la competencia, distribución y franquicia es en la actualidad nuestro principal asesor en todos estos ámbitos. Su asesoramiento dirigido a proponer diferentes opciones y líneas de actuación, ayuda a nuestra agencia de detectives a determinar la mejor forma de proceder en cada caso.

Actualmente, fruto de esta colaboración, estamos ofreciendo una solución global y eficaz a todas aquellas empresas y autónomos que acuden a nosotros para solventar sus problemas de competencia desleal.

Es importante destacar que quien incurra en actos de competencia desleal, se verá obligado, además de cesar en toda conducta que haya realizado en virtud de dicha competencia desleal, al posible pago de una indemnización al afectado por los daños y perjuicios ocasionados.

Son diversos los actos que pueden ser constitutivos de competencia desleal, a continuación repasamos algunos de los más habituales:

Actos de denigración:

Dar información falsa acerca de la competencia y sus productos. El caso de una empresa que para dañar la imagen de un competidor, se dedica a realizar a sabiendas de que no son ciertas, manifestaciones negativas sobre ella. Las informaciones pueden ser por ejemplo, ofrecer datos falsos que ponen en duda la legalidad de un servicio, decir que un producto es altamente contaminante sin que lo sea, comentar que no paga a sus proveedores, afirmar que carece de habilitación legal para ejercer su actividad, etc.

Los actos de denigración consisten en realizar o divulgar informaciones negativas sobre la actividad, las prestaciones o las relaciones mercantiles de un rival comercial a sabiendas de que son falsas, con el objetivo de perjudicarlo comercialmente. Quedan excluidas las informaciones que sean exactas, verdaderas y pertinentes. (No se consideran pertinentes las manifestaciones que tengan por objeto la nacionalidad, las creencias o ideología, la vida privada o cualquier otra circunstancia estrictamente personal del afectado).

Es necesario que las declaraciones sean idóneas para deteriorar el prestigio en el mercado. Aunque no es necesario que haya tenido eficacia, sí que se debe producir la suficiente idoneidad en el acto. Es decir, lo que se dice en dichas declaraciones es potencialmente denigrante, pero puede ser que no sea eficaz, pues el público no le da veracidad.

Ejemplo de la intervención del detective ante actos de denigración:

Imaginemos que la empresa A, instruye a sus comerciales para que cuando están haciendo su ruta para captar clientes, les cuenten una serie de informaciones falsas o inexactas. En concreto, que la empresa B, que se dedica exactamente a lo mismo, está siendo perseguida por el Departamento de Sanidad, por usar elementos tóxicos en la composición de su producto de venta al público; llegando incluso a afirmar que por culpa de ello varias personas han tenido que ser hospitalizadas.

El detective privado resulta muy importante, pues puede acreditar mediante información y pruebas las instrucciones que la empresa A está dando a sus empleados. Del mismo modo, la intervención del detective, sirve para acreditar también la falsedad de las afirmaciones que divulgan en el mercado sus comerciales.

Violación de secretos:

Divulgar o explotar sin autorización del titular secretos industriales o empresariales a los que se haya tenido acceso ya sea de forma lícita o ilícita. Un caso recurrente lo encontramos en el empleado que se va a trabajar a la competencia y se lleva información o datos sobre los que tiene deber de secreto. La revelación de información confidencial no tiene por qué estar relacionada con un contenido técnico, formulas, recetas, diseños, o conocimientos, ya que puede referirse también a bases de datos de clientes o a listados de proveedores.

Igualmente será considerado competencia desleal el conseguir secretos mediante espionaje o cualquier otro método parecido. Para que la violación de secretos se considere competencia desleal será necesario que se haya hecho con la intención de perjudicar al titular del secreto o para obtener un beneficio propio o de un tercero.

El daño que representa para una empresa la apropiación de información y su explotación indebida, es generalmente muy elevado, pues supone a la vez una fuga de capital y una pérdida de ventaja competitiva en el mercado.

Ejemplo de la intervención del detective ante un acto de violación de secretos:

El caso de una empresa de desarrollo informático con una plataforma de programación altamente compleja, decide contratar con un  informático para que desarrolle un proyecto en concreto, compartiendo con él una serie de informaciones confidenciales sobre la plataforma de programación.

A los pocos meses de empezar a trabajar, el informático comenta que por motivos personales debe dejar el trabajo y abandona la empresa. Al día siguiente, da de alta otra empresa que ofrece servicios informáticos basados en la plataforma de programación anteriormente mencionada,  pero no como el resto de la competencia, sino usando las informaciones confidenciales para dotar a los programas de una versatilidad que solo poseen los programas de la empresa para la que trabajo anteriormente.

Los investigadores privados podemos acreditar que todo esto está sucediendo, dejando constancia de la de las informaciones confidenciales exactas que se han utilizado sin la autorización requerida y de la trazabilidad de cómo se han producido los hechos.

Explotación de la reputación ajena

Aprovecharse indebidamente, ya sea en beneficio propio o ajeno, de las ventajas que ofrece la reputación industrial, comercial o profesional adquirida por otro en el mercado.

Se trata de aprovechar el reconocimiento empresarial de una empresa del sector para darse a conocer o hacerse un hueco en el mercado. Buen ejemplo de ello es el de un exempleado que se identifica como empleado de su anterior empresa, comercializa productos idénticos y utiliza documentación de su antigua empresa para desarrollar una actividad similar a la que realizaba anteriormente.

Concretamente, se considera desleal el uso de signos distintivos ajenos o de denominaciones de origen falsas acompañados de la indicación acerca de la verdadera procedencia del producto o de expresiones tales como “modelos”, “sistema”, “tipo”, “clase” y similares.

Ejemplo de la intervención del detective ante un acto de explotación de la reputación ajena:

Una empresa de parquet francesa, está vendiendo en el mercado europeo, aprovechándose de la gran reputación en el sector de otra empresa italiana. En concreto, está usando frases del eslogan publicitario que lleva usando la empresa italiana a lo largo de los últimos 20 años, y además ha realizado una página web que es prácticamente idéntica a la de la empresa en cuestión, copiando formato, colores y modificando muy ligeramente el logo.

En este tipo de casos, el detective privado puede investigar todas estas “coincidencias”, y trazar paralelismos más difíciles de ver a simple vista, pero que resultan esenciales para descubrir una estrategia de explotación de la reputación ajena como la del ejemplo.  

Tanto en los casos mencionados anteriormente como en otros casos constitutivos de competencia desleal, nuestra labor como detectives es la acreditar la existencia de dichos actos. Recopilamos toda la información y pruebas necesarias para la causa y realizamos un informe que posteriormente ratificaremos ante jueces y tribunales.

Cada vez son más las empresas que recurren a nuestra agencia de investigación privada, en busca de una solución a sus problemas de competencia desleal. En los últimos años han  aumentado considerablemente las consultas sobre este tipo de hechos, creciendo en más de un 10% nuestra intervención en ellos.

Si está sufriendo un caso de competencia desleal y necesita solucionarlo o simplemente quiere asesoramiento profesional contacte con nosotros, le atenderemos de forma gratuita y sin ningún compromiso.

Recent Posts

Leave a Comment